Sistemas automáticos y su contratación en 3 pasos

Sistemas automáticos y su contratación en 3 pasos

“Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando diferentes resultados” Albert Einstein.

Contratar sistemas automáticos ¿y eso cómo se hace? Muchos potenciales inversores se hacen la misma pregunta. En este artículo lo vamos a describir en tres sencillos pasos.

1.- ¿En qué producto quiero invertir?

La elección de un sistema automático no es diferente a cualquier otra decisión de inversión. Cuando queremos invertir en bolsa española pensamos en un determinado sector y una determinada empresa, como por ejemplo sector banca, Banco Santander. Pues bien, en sistemas automáticos también debemos elegir el producto en el que queremos invertir.

Debemos ser conscientes que los sistemas automáticos invierten en productos derivados con apalancamiento, como son futuros sobre índices, divisas, materias primas etc. El apalancamiento no es más que un multiplicador de nuestro capital y  en función de las garantías exigidas en cada producto, ese multiplicador variará. Por ejemplo, si para invertir en un CFD sobre un índice nos exigen una garantía de un 1%, podemos multiplicar nuestra inversión por 100 (esto es siempre una posibilidad pero nunca una obligación).4206461110_2d34cca10c_q

Insisto en la palabra multiplicador, porque este apalancamiento puede hacer que se multipliquen nuestros beneficios o nuestras pérdidas. En el caso de los sistemas automáticos, aumentando nuestras posición en el sistema, incrementamos también nuestro riesgo en el mercado.

2.- ¿Qué capital voy a destinar a sistemas automáticos?

En cada sistema automático existe un capital sugerido y un capital requerido. Cuando hablamos de capital requerido nos referimos a la mínima garantía que exige el producto en el que invierte el sistema. Si el sistema invierte en el Futuro Mini-Dax y las garantías de éste son por ejemplo 1.000 €, esta cantidad será el capital requerido. El capital sugerido es el considerado por el desarrollador para obtener unos resultados óptimos con su sistema. Los ratios presentados sobre un sistema así como sus resultados mensuales, se calculan generalmente sobre el capital sugerido.

La inversión adecuada dependerá en gran medida de la cartera del inversor y de la parte que desee destinar a sistemas automáticos. Sin embargo al invertir en productos con apalancamiento es necesario disponer de un colchón que pueda “amortiguar” las pérdidas que se puedan producir en determinados períodos. Este colchón será el que permita al inversor mantener la calma cuando los resultados sean negativos.

Los sistemas automáticos pueden ser activados o desactivados por el inversor cuando lo desee, sin embargo no debemos pensar en este producto como un instrumento de “Trading”, sino como una forma de inversión sin necesidad de estar atentos al comportamiento de los mercados.

3.- ¿Qué datos debo conocer antes de elegir de un sistema automático?

Una de las ventajas de los sistemas automáticos es que conocemos de forma anticipada el comportamiento del mismo, pero no sólo sus resultados históricos mensuales, sino también las operaciones realizadas, promedios de sesiones ganadoras y perdedoras etc. Es mucha la información que se puede obtener en las fichas de los sistemas, pero considero relevantes los siguientes datos:

Resultados mensuales del sistema: Además de las cifras mensuales, es importante saber si esos datos han sido también auditados por un tercero externo y no que aparezcan únicamente los datos facilitados por su desarrollador.

Datos Live: Nos indican que el sistema está funcionando en el mercado con dinero real de los clientes. Esta es la manera fehaciente de comprobar los resultados arrojados por el sistema, antes de invertir en él.

Porcentaje de sesiones ganadoras: Cuanto mayor sea el porcentaje de sesiones ganadoras más probabilidades de éxito tendremos con nuestro sistema. Sin embargo, este dato debe completarse con los datos que enumero a continuación.

Drawdown: Cuantifica la racha de pérdidas en el momento actual, o bien desde el inicio. Si en el momento actual el sistema se encuentra en racha de beneficios, el drawdown será 0.

Factor de Beneficio: Este dato complementa el porcentaje de sesiones ganadoras dividiendo la suma de ganancias entre la suma de pérdidas. Si es  mayor de 1 las ganancias superarán a las pérdidas.

Ratios Sharpe y Sortino: Ambos ratios relacionan la rentabilidad obtenida y el riesgo o volatilidad. Siendo mayores de 1, la rentabilidad que se obtendrá será mayor  con el mismo riesgo. El ratio Sortino fue desarrollado para diferenciar entre “la buena” y “la mala” volatilidad en el ratio de Sharpe. Los inversores, de acuerdo con Sortino, no están asustados por las oscilaciones de su inversión, sólo lo estarán en  un entorno de resultados que no lleguen a lo que ellos consideran un mínimo aceptable.

En muchas ocasiones, el exceso de información que se puede obtener de un sistema 11188835033_b80474a23b_qautomático, puede dificultar su elección.  En cualquier caso, la ayuda de un asesor experto en sistemas que analice nuestro perfil inversor, diversifique nuestro patrimonio y establezca un control de riesgos, nos puede allanar aún más el camino.

En definitiva ¿Porqué acuden los inversores a los sistemas automáticos? Acuden a ellos bien como una forma de diversificación de su patrimonio o simplemente por la esperanza de obtener resultados diferentes a los obtenidos con sus inversiones particulares.

GLOSARIO:

Apalancamiento financiero: Se refiere a la deuda o  préstamo obtenido para incrementar el dinero destinado a una inversión. Este apalancamiento depende de las garantías exigidas en  cada producto financiero.

Futuro financiero: Es una compra-venta a plazo negociada en un mercado organizado donde ambas partes contratantes se obligan a comprar / vender un activo determinado (subyacente) en una fecha futura, fijando las condiciones básicas de contratación y el precio en la  fecha actual. Los contratos de futuros, dependiendo de su especificación, liquidan a vencimiento por garantías o por entrega del activo subyacente, como ocurre en el caso de las materias primas y la energía.

Volatilidad: La volatilidad es una medida del grado de incertidumbre que existe en los mercados financieros y mide los cambios que se producen en las rentabilidades de los diferentes activos financieros relacionando la amplitud de fluctuación respecto a su media. A mayor sea la fluctuación mayor será la volatilidad y viceversa.

BIBLIOGRAFÍA

https://www.ibroker.es/Broker/AutomatedSystems

 

Anuncios

El CFD o un Ferrari por la Castellana

El CFD o un Ferrari por la Castellana

El CFD es como un Ferrari, puedes ponerlo a más de 200 km/h por la autopista o bien pasear con él a 50 km/h por la Castellana. (Gabriel Montalto)

¿Qué es el CFD?

CFD son las siglas de Contract for difference. Si buscamos CFD en Wikipedia lo define como un contrato por el que se intercambia la diferencia del precio de un instrumento financiero en el momento de apertura del contrato y el precio en el momento de cierre del mismo. Con el CFD obtenemos la diferencia de precio entre la compra y la venta obteniendo un  Beneficio o Pérdida similar al de una operación en  bolsa por el mismo importe, sin necesidad de desembolsar la cantidad total por la que estamos invertidos en el mercado. Esto se consigue mediante dos  herramientas: garantías y apalancamiento.  

Por ejemplo, si observamos los movimientos en la cotización de MTS y hubiésemos realizado la compra de 1000 acciones de MTS a 4 € y compra de 1000 CFD de MTS y vendemos en el día de ayer, obtendremos el siguiente resultado:

ACCIONES    CFD
C 1000 MTS  4€ = 4.000 € C 1000 CFD MTS  4€ = 4.000 €
Desembolso =     4.000 € Garantías  (10%) = 400 €
V 1000 MTS  3,50 € = 3.500 € V 1000 CFD MTS  3,50 € = 3.500 €

 

DIFERENCIA COMPRA – VENTA = 500 € (Pérdida)

(En este ejemplo no se han tenido en cuenta comisiones, ni costes de financiación).

En ambos casos el Beneficio o Pérdida ha sido el mismo, con la diferencia que al comprar acciones se desembolsa la cantidad total, mientras que con CFDs disponemos de 3.600 € para abrir nuevas posiciones o incrementar la posición abierta actual.

En el caso de las acciones sólo nos permiten posiciones compradoras a no ser que se utilice la venta a crédito, mientras que en el CFD se pueden abrir posiciones compradoras y vendedoras. En el caso expuesto si se hubiera abierto una posición vendedora, la pérdida se habría convertido en un beneficio de 500 €.

Garantías

6063559944_537e3c1335_m

Si seguimos con el ejemplo del Ferrari, la garantía podría ser la gasolina del coche, ya que ésta es la cantidad requerida por el emisor para abrir una posición. Importante es tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Las garantías se liquidan diariamente, y pueden aumentar o disminuir según suba o baje la acción en el día.
  • Las garantías son devueltas en el momento de cierre de la posición.
  • Las garantías son un porcentaje y varía en función del producto al que se refieran. Si hablamos de CFDs sobre acciones las garantías pueden ir desde un 5% hasta un 50% dependiendo de la liquidez de la acción.
  • Las garantías pueden variar  si se cierra la posición en el día o si se mantiene hasta el día siguiente, dependiendo ésta condición  del emisor o creador de mercado.

Apalancamiento

3383561058_fffa2e3ed7_mEl apalancamiento sería el acelerador de nuestro Ferrari, ya que nos puede permitir disfrutar del viaje o todo lo contrario. Se trata simplemente de un multiplicador de nuestra posición en el mercado. Al no tener que desembolsar la totalidad de la cantidad por la que invertimos, el CFD permite aumentar nuestra posición en un mismo valor, o bien diversificar nuestra cartera invirtiendo en otros valores, como hemos visto en el ejemplo anterior.

Lo recomendable sería que nuestro apalancamiento no sea superior a 2 ó 3 es decir, si abrimos una cuenta con 3000 €, nuestra posición  en el mercado no sea superior a 6.000 ó a  9.000 €.

Tipos de CFD

En la clasificación existen dos tipos de CFD bien diferenciados, el CFD Direct to Market (DMA) o que va directamente a mercado, y el CFD replicado por un market maker o  creador de mercado.

En el caso de los CFD a mercado, no existe una horquilla entre el precio de compra y el precio de venta del valor y las posiciones de compra y venta se pueden ver en el mercado real.

En el caso de los CFD que utilizan creador de mercado, la horquilla de precios compra-venta se puede ampliar dependiendo de la volatilidad y de la  liquidez del valor, pudiéndose incluir la comisión del creador y del broker (comisión de intermediación) dentro de esta horquilla. En cuanto a las posiciones de compra y de venta, aunque puedan aparecer en la plataforma, éstas son introducidas por el creador por lo que no se corresponden con las del mercado real.

Como inconveniente diremos que la gama de activos de los CFD que van a mercado (DMA) suele ser inferior a la de los los CFD que utilizan creador (market maker), siendo esta  diferencia mayor en el caso de posiciones vendedoras.

Ventajas y otras características

A lo largo del artículo hemos comentado alguna de las ventajas del CFD, como son la posibilidad de abrir posiciones vendedoras, así como el capital a desembolsar que es inferior.

Otra de las ventajas que ofrecen los Brokers de CFD es la posibilidad de utilizar diferentes tipos de órdenes: stop vinculados, (enlazando stop de pérdidas y stop de beneficios para el mismo valor), órdenes de compra y de venta en un mismo valor (sin cerrar la posición abierta), órdenes que entran en el mercado si toca un precio determinado etc. Esto nos permite operar con el CFD sin necesidad de estar permanentemente pendiente del mercado.

No debemos olvidar los costes de financiación, que es la cantidad diaria que se cobra por mantener la posición abierta, es decir por financiarnos en el mercado. Esta cantidad suele variar dependiendo del Broker entre un 2,5% y un 3% más el EONIA, EURIBOR, LIBOR etc. dependiendo del mercado en el que se encuentre el activo subyacente.

La operativa con CFD puede tener diferentes finalidades: ser un mecanismo de cobertura de nuestra cartera de acciones, como mecanismo de diversificación para la apertura de posiciones en mercados internacionales, índices o materias primas, o con el fin de incrementar una posición en un activo determinado. En cualquier caso, no debería utilizarse como instrumento único, ni exclusivamente de apalancamiento en un solo activo, ya que entonces aumentarán las posibilidades de “tener un accidente”.
Desde que conocí el CFD me pareció un instrumento innovador, transparente a la hora de operar y en las comisiones aplicadas, por lo que sólo me queda dar las gracias a Gabriel por habérmelo presentado.

Para aquellos que quieran profundizar sobre el tema  dejo algunos de los artículos consultados:

http://cincodias.com/cincodias/2015/04/28/mercados/1430240456_571896.html

http://www.rankia.com/blog/contratos-por-diferencias/1836303-tipos-cfds-ordenes-mas-utilizadas

http://www.estrategiasdeinversion.com/brokers/mejores-broker-para-invertir-2015-261289