Cinco tipos de inversión y algún que otro error

Cinco tipos de inversión y algún que otro error

“Un error es una excelente oportunidad para aprender y avanzar”

Aunque no nos consideremos inversores, todos invertimos a lo largo de nuestra vida: para iniciar un negocio, al comprar o vender una vivienda o simplemente invirtiendo en algún  producto que nos ayude a ahorrar o a rentabilizar nuestros ahorros. No sólo las inversiones en bolsa nos pueden quitar el sueño, una mala decisión durante nuestra vida como inversores también lo puede llegar a hacer.

Inversiones en el mercado inmobiliario: en algún momento de nuestra vida todos necesitamos un lugar donde vivir y en los países del arco mediterráneo es más común decidirse por la compra de una vivienda que por un alquiler, por lo que son muchos los que tienen inversiones en este mercado.

IMG_4843 - Versión 3Como en cualquier tipo de inversión debemos tener en cuenta el binomio rentabilidad-riesgo y la fiscalidad en el caso de venta o alquiler de inmuebles. Todos conocemos la  frase de “ el ladrillo es un valor seguro” sin embargo, si tenemos en cuenta la falta de liquidez de este mercado, la dificultad de financiación en determinados momentos, el riesgo de ocupación y la fiscalidad (actualmente sólo hay exenciones en el caso de reinversión por vivienda habitual) puede que nos lo pensemos dos veces antes de mantenernos o repetir inversiones en este mercado.

Inversiones  en planes de pensiones: aunque ya se habló de este producto en un artículo anterior, recordaré que la inversión en planes se realiza fundamentalmente con dos objetivos: el ahorro para la jubilación y la desgravación fiscal. Por ello, antes de invertir hay que tener en cuenta porqué realizamos la inversión en un plan de pensiones. Estos productos son un instrumento perfecto para desgravar anualmente en IRPF, pero si no tenemos grandes ingresos y nuestras aportaciones al plan no son demasiado altas, el efecto en nuestra declaración de renta será mínimo. En ese caso, podemos buscar productos de ahorro alternativos que tengan mayor liquidez como pueden ser  los más novedosos SIALP, los PIAS u otros productos de ahorro inversión.

Inversiones en Bolsa: cuando hablamos de inversiones en bolsa, dos de las reglas importantes para invertir en cualquier mercado son: “comprar barato y vender caro” y “ no confundir valor con precio”. La primera parece muy sencilla pero no lo es tanto, esto implica realizar un análisis del valor es decir, conocer su presente su pasado y su futuro y no dejarnos guiar únicamente por los dividendos o el precio. La segunda está relacionada con la primera y es que el que una compañía se encuentre en mínimos históricos no significa necesariamente que esté muy bien de precio, puede que haya problemas financieros detrás.

Yo añadiría una más, recordar el plazo de nuestra inversión. Esto nos ayudará a no salir corriendo en momentos difíciles de mercado. Si somos inversores a corto plazo, debemos colocar stop loss en aquellas zonas de pérdida de soporte del valor y stop profit cuando consideremos que nuestro beneficio es el adecuado. Si somos inversores a largo plazo fijaremos un precio de venta para el plazo determinado, sin que sea necesario seguir minuto a minuto las fluctuaciones del valor en el mercado.

Inversión en renta fija: una de las formas más comunes de realizar este tipo de inversiones es a través de fondos de inversión, aunque también se puede realizar a través de la compra de bonos de empresas públicas o privadas. En cualquier caso, es importante tener en cuenta los siguientes factores: el plazo o duración de nuestra inversión, el  vencimiento de los bonos comprados y los tipos de interés en el mercado.

¿Porqué es necesaria esta información? Los precios de los activos de renta fija se mueven de forma inversa a los movimientos de tipos de interés en el mercado, lo cual puede afectar a la rentabilidad de nuestra inversión. Así, en el caso que los tipos de interés disminuyan, si los bonos de nuestra cartera están a un tipo de interés más alto aumentará la rentabilidad de nuestra cartera, ya que a los inversores les interesará más comprar nuestros bonos que los del mercado. Sin embargo, si nos encontramos en un entorno alcista de tipos de interés y por cualquier razón tenemos que vender nuestros bonos a un tipo de interés más bajo antes del vencimiento, podemos obtener una rentabilidad negativa.

Por ello es importante recordar que la inversión en renta fija también está sometida a fluctuaciones pudiendo llegar a ser negativa en determinados escenarios y sobre todo si el plazo de nuestra inversión no coincide con el del vencimiento de los bonos.

Inversión en productos derivados: en otro apartado hablé de dos reglas fundamentales la la hora de invertir. Pues bien, otra regla que se podría aplicar a todos los tipos de inversión es “no invertir  en aquello que no conoces”.

IMG_4847Aunque también se habló de productos derivados en otro artículo, simplemente recordar que uno de los mayores riesgos sino el más grande está en el apalancamiento, es decir en el multiplicador de nuestra posición en el mercado. Con opciones, futuros y CFDs se pueden realizar diferentes estrategias: de cobertura frente a nuestra cartera de acciones, para aprovechar las bajadas del mercado o la volatilidad, pero nunca se debe olvidar el importe real por el que estamos operando en el mercado. Como alguien me comentó, una de las causas por las que personas inteligentes arruinan o destrozan su vida son el alcohol y el apalancamiento.

Me gustaría que nadie se viera reflejado en alguna de estas situaciones, pero en caso contrario espero que este artículo ayude a aprender de los errores cometidos.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.consultingdms.com/derecho-fiscal/exenciones-en-el-irpf-por-venta-viviendas/

http://www.fondosdeinversion.es/fondos-inversion-renta-fija/

 

Anuncios

Productos ahorro inversión:SIALP vs PIAS

Productos ahorro inversión:SIALP vs PIAS

Date la vuelta y enfréntate al estrés. No quiero ser un hombre más rico, sólo quiero ser un hombre diferente (David Bowie. Changes)

Una de las consecuencias de la crisis es la falta de ahorro por parte de las familias. Si echamos un vistazo a los números, durante el segundo trimestre del 2015, la tasa de ahorro fue  de 28.024 millones de euros, frente a los 28.600 millones del segundo trimestre de 2014. Esto supone la tasa más baja de los últimos años, a pesar de que el segundo y cuarto trimestre del año son meses tradicionalmente favorables para el ahorro gracias a las “pagas extra”.

Estos números no son sólo negativos para la economía de un país, sino también para las entidades financieras que ven cómo se va perdiendo una parte tradicional de su negocio. Por ello, y aprovechando el mejor tratamiento del ahorro que se impulsó con la última reforma fiscal se lanzaron los llamados planes de ahorro 5 bajo dos tipos: SIALP si lo comercializa una entidad aseguradora o CIALP si lo comercializa una entidad bancaria.

El objetivo de este producto es fomentar el ahorro durante un período mínimo de 5 años. ¿Porqué exactamente durante 5 años? En primer lugar, porque si el capital se retira antes de este tiempo, existe una retención en IRPF del 19%. Además de esto, si se cumplen las condiciones del producto: aportación máxima de 5.000 € por persona y mantenimiento del capital durante 5 años, los rendimientos que se obtengan estarán exentos de tributación en el impuesto sobre la renta. Esto si que es una ventaja fiscal, ¿verdad?.

Hemos hablado de dos tipos de planes ahorro 5, el SIALP que se realiza bajo la forma de un seguro de vida y el CIALP que se realiza bajo la forma de una cuenta de ahorro. En cualquier caso las entidades que comercializan estos productos están obligadas por ley a la devolución como mínimo de un 85% del capital invertido a vencimiento.

Precisamente para la comercialización del producto, por parte de las entidades se añade una  rentabilidad adicional, que puede coincidir con el interés técnico en el caso de las aseguradoras o con % TAE en el caso de las cuentas de ahorro.  Para disuadir al cliente de la retirada del capital  antes de los  5 años, pueden añadir comisiones de rescate altas, así que atención a las penalizaciones.

IMG_5715El SIALP tiene algunas coincidencias con otro producto de ahorro inversión que se viene  comercializando  desde hace algunos años, el PIAS (plan individual de ahorro sistemático). Se trata otro instrumento de ahorro inversión también creado bajo la forma de un seguro de vida.

En este caso, las aportaciones máximas por persona ascienden a 8.000 € anuales  pudiéndose realizar rescates parciales o totales a lo largo de la vida del producto, por lo que también habrá que estar atentos a las penalizaciones en estos casos.

Igual que el SIALP, el PIAS tiene también ventajas fiscales, aunque varía la forma de tributación en IRPF. Éste tributa como rendimiento del capital mobiliario es decir, por los intereses generados durante la vida del producto. La ventaja aquí radica en realizar la retirada en forma de renta, ya que al ser un producto configurado bajo la forma de un seguro de vida, se beneficiará de exenciones como en el caso del SIALP. Para ello el rescate en forma de renta deberá realizarse transcurridos diez años de vida y las exenciones variarán en función de la edad del perceptor.

Por ejemplo, si el que percibe la renta tiene 39 años tributa en IRPF por el 40% de la renta rescatada, con lo cual la tributación efectiva pasaría a ser del 7,60%.

En el siguiente cuadro se detallan las principales características de ambos productos:

SIALP

PIAS

Aportación máxima  anual

5.000 €

8.000 €

Rescate

Total

Total / Parcial

Capital garantizado

Mínimo 85%

100% (depende de la entidad)

Fiscalidad (a partir del 5ª año)

Exento en IRPF

Exenciones al rescatar en forma de renta y según la edad.

¿Alguna coincidencia más entre ambos productos? Pues si y no por ser la última es la menos importante: el tipo de inversor al que SIALP y PIAS van dirigidos. Se trata de inversores conservadores que quieren formar un ahorro en un período de tiempo, con garantía del capital, además de aprovechar otras ventajas como son la rentabilidad adicional y sobre todo la fiscalidad. En cualquier caso y antes de decantarse por uno u otro, siempre es conveniente el apoyo del asesor financiero para ayudarnos a elegir el producto que más adecue  a nuestras necesidades.

Como siempre, para aquellos que estén interesados en el tema, dejo algunos artículos que me han servido de ayuda.

http://www.minhap.gob.es/Documentacion/Publico/NormativaDoctrina/Tributaria/IRPF/Ley_26-2014.pdf

http://www.fundspeople.com/noticias/planes-de-ahorro-5-que-entidades-espanolas-lo-comercializan-y-como-estan-disenados-181159

https://www.youtube.com/watch?v=xMQ0Ryy01yE

 

 

El CFD o un Ferrari por la Castellana

El CFD o un Ferrari por la Castellana

El CFD es como un Ferrari, puedes ponerlo a más de 200 km/h por la autopista o bien pasear con él a 50 km/h por la Castellana. (Gabriel Montalto)

¿Qué es el CFD?

CFD son las siglas de Contract for difference. Si buscamos CFD en Wikipedia lo define como un contrato por el que se intercambia la diferencia del precio de un instrumento financiero en el momento de apertura del contrato y el precio en el momento de cierre del mismo. Con el CFD obtenemos la diferencia de precio entre la compra y la venta obteniendo un  Beneficio o Pérdida similar al de una operación en  bolsa por el mismo importe, sin necesidad de desembolsar la cantidad total por la que estamos invertidos en el mercado. Esto se consigue mediante dos  herramientas: garantías y apalancamiento.  

Por ejemplo, si observamos los movimientos en la cotización de MTS y hubiésemos realizado la compra de 1000 acciones de MTS a 4 € y compra de 1000 CFD de MTS y vendemos en el día de ayer, obtendremos el siguiente resultado:

ACCIONES    CFD
C 1000 MTS  4€ = 4.000 € C 1000 CFD MTS  4€ = 4.000 €
Desembolso =     4.000 € Garantías  (10%) = 400 €
V 1000 MTS  3,50 € = 3.500 € V 1000 CFD MTS  3,50 € = 3.500 €

 

DIFERENCIA COMPRA – VENTA = 500 € (Pérdida)

(En este ejemplo no se han tenido en cuenta comisiones, ni costes de financiación).

En ambos casos el Beneficio o Pérdida ha sido el mismo, con la diferencia que al comprar acciones se desembolsa la cantidad total, mientras que con CFDs disponemos de 3.600 € para abrir nuevas posiciones o incrementar la posición abierta actual.

En el caso de las acciones sólo nos permiten posiciones compradoras a no ser que se utilice la venta a crédito, mientras que en el CFD se pueden abrir posiciones compradoras y vendedoras. En el caso expuesto si se hubiera abierto una posición vendedora, la pérdida se habría convertido en un beneficio de 500 €.

Garantías

6063559944_537e3c1335_m

Si seguimos con el ejemplo del Ferrari, la garantía podría ser la gasolina del coche, ya que ésta es la cantidad requerida por el emisor para abrir una posición. Importante es tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Las garantías se liquidan diariamente, y pueden aumentar o disminuir según suba o baje la acción en el día.
  • Las garantías son devueltas en el momento de cierre de la posición.
  • Las garantías son un porcentaje y varía en función del producto al que se refieran. Si hablamos de CFDs sobre acciones las garantías pueden ir desde un 5% hasta un 50% dependiendo de la liquidez de la acción.
  • Las garantías pueden variar  si se cierra la posición en el día o si se mantiene hasta el día siguiente, dependiendo ésta condición  del emisor o creador de mercado.

Apalancamiento

3383561058_fffa2e3ed7_mEl apalancamiento sería el acelerador de nuestro Ferrari, ya que nos puede permitir disfrutar del viaje o todo lo contrario. Se trata simplemente de un multiplicador de nuestra posición en el mercado. Al no tener que desembolsar la totalidad de la cantidad por la que invertimos, el CFD permite aumentar nuestra posición en un mismo valor, o bien diversificar nuestra cartera invirtiendo en otros valores, como hemos visto en el ejemplo anterior.

Lo recomendable sería que nuestro apalancamiento no sea superior a 2 ó 3 es decir, si abrimos una cuenta con 3000 €, nuestra posición  en el mercado no sea superior a 6.000 ó a  9.000 €.

Tipos de CFD

En la clasificación existen dos tipos de CFD bien diferenciados, el CFD Direct to Market (DMA) o que va directamente a mercado, y el CFD replicado por un market maker o  creador de mercado.

En el caso de los CFD a mercado, no existe una horquilla entre el precio de compra y el precio de venta del valor y las posiciones de compra y venta se pueden ver en el mercado real.

En el caso de los CFD que utilizan creador de mercado, la horquilla de precios compra-venta se puede ampliar dependiendo de la volatilidad y de la  liquidez del valor, pudiéndose incluir la comisión del creador y del broker (comisión de intermediación) dentro de esta horquilla. En cuanto a las posiciones de compra y de venta, aunque puedan aparecer en la plataforma, éstas son introducidas por el creador por lo que no se corresponden con las del mercado real.

Como inconveniente diremos que la gama de activos de los CFD que van a mercado (DMA) suele ser inferior a la de los los CFD que utilizan creador (market maker), siendo esta  diferencia mayor en el caso de posiciones vendedoras.

Ventajas y otras características

A lo largo del artículo hemos comentado alguna de las ventajas del CFD, como son la posibilidad de abrir posiciones vendedoras, así como el capital a desembolsar que es inferior.

Otra de las ventajas que ofrecen los Brokers de CFD es la posibilidad de utilizar diferentes tipos de órdenes: stop vinculados, (enlazando stop de pérdidas y stop de beneficios para el mismo valor), órdenes de compra y de venta en un mismo valor (sin cerrar la posición abierta), órdenes que entran en el mercado si toca un precio determinado etc. Esto nos permite operar con el CFD sin necesidad de estar permanentemente pendiente del mercado.

No debemos olvidar los costes de financiación, que es la cantidad diaria que se cobra por mantener la posición abierta, es decir por financiarnos en el mercado. Esta cantidad suele variar dependiendo del Broker entre un 2,5% y un 3% más el EONIA, EURIBOR, LIBOR etc. dependiendo del mercado en el que se encuentre el activo subyacente.

La operativa con CFD puede tener diferentes finalidades: ser un mecanismo de cobertura de nuestra cartera de acciones, como mecanismo de diversificación para la apertura de posiciones en mercados internacionales, índices o materias primas, o con el fin de incrementar una posición en un activo determinado. En cualquier caso, no debería utilizarse como instrumento único, ni exclusivamente de apalancamiento en un solo activo, ya que entonces aumentarán las posibilidades de “tener un accidente”.
Desde que conocí el CFD me pareció un instrumento innovador, transparente a la hora de operar y en las comisiones aplicadas, por lo que sólo me queda dar las gracias a Gabriel por habérmelo presentado.

Para aquellos que quieran profundizar sobre el tema  dejo algunos de los artículos consultados:

http://cincodias.com/cincodias/2015/04/28/mercados/1430240456_571896.html

http://www.rankia.com/blog/contratos-por-diferencias/1836303-tipos-cfds-ordenes-mas-utilizadas

http://www.estrategiasdeinversion.com/brokers/mejores-broker-para-invertir-2015-261289