Productos ahorro inversión:SIALP vs PIAS

Productos ahorro inversión:SIALP vs PIAS

Date la vuelta y enfréntate al estrés. No quiero ser un hombre más rico, sólo quiero ser un hombre diferente (David Bowie. Changes)

Una de las consecuencias de la crisis es la falta de ahorro por parte de las familias. Si echamos un vistazo a los números, durante el segundo trimestre del 2015, la tasa de ahorro fue  de 28.024 millones de euros, frente a los 28.600 millones del segundo trimestre de 2014. Esto supone la tasa más baja de los últimos años, a pesar de que el segundo y cuarto trimestre del año son meses tradicionalmente favorables para el ahorro gracias a las “pagas extra”.

Estos números no son sólo negativos para la economía de un país, sino también para las entidades financieras que ven cómo se va perdiendo una parte tradicional de su negocio. Por ello, y aprovechando el mejor tratamiento del ahorro que se impulsó con la última reforma fiscal se lanzaron los llamados planes de ahorro 5 bajo dos tipos: SIALP si lo comercializa una entidad aseguradora o CIALP si lo comercializa una entidad bancaria.

El objetivo de este producto es fomentar el ahorro durante un período mínimo de 5 años. ¿Porqué exactamente durante 5 años? En primer lugar, porque si el capital se retira antes de este tiempo, existe una retención en IRPF del 19%. Además de esto, si se cumplen las condiciones del producto: aportación máxima de 5.000 € por persona y mantenimiento del capital durante 5 años, los rendimientos que se obtengan estarán exentos de tributación en el impuesto sobre la renta. Esto si que es una ventaja fiscal, ¿verdad?.

Hemos hablado de dos tipos de planes ahorro 5, el SIALP que se realiza bajo la forma de un seguro de vida y el CIALP que se realiza bajo la forma de una cuenta de ahorro. En cualquier caso las entidades que comercializan estos productos están obligadas por ley a la devolución como mínimo de un 85% del capital invertido a vencimiento.

Precisamente para la comercialización del producto, por parte de las entidades se añade una  rentabilidad adicional, que puede coincidir con el interés técnico en el caso de las aseguradoras o con % TAE en el caso de las cuentas de ahorro.  Para disuadir al cliente de la retirada del capital  antes de los  5 años, pueden añadir comisiones de rescate altas, así que atención a las penalizaciones.

IMG_5715El SIALP tiene algunas coincidencias con otro producto de ahorro inversión que se viene  comercializando  desde hace algunos años, el PIAS (plan individual de ahorro sistemático). Se trata otro instrumento de ahorro inversión también creado bajo la forma de un seguro de vida.

En este caso, las aportaciones máximas por persona ascienden a 8.000 € anuales  pudiéndose realizar rescates parciales o totales a lo largo de la vida del producto, por lo que también habrá que estar atentos a las penalizaciones en estos casos.

Igual que el SIALP, el PIAS tiene también ventajas fiscales, aunque varía la forma de tributación en IRPF. Éste tributa como rendimiento del capital mobiliario es decir, por los intereses generados durante la vida del producto. La ventaja aquí radica en realizar la retirada en forma de renta, ya que al ser un producto configurado bajo la forma de un seguro de vida, se beneficiará de exenciones como en el caso del SIALP. Para ello el rescate en forma de renta deberá realizarse transcurridos diez años de vida y las exenciones variarán en función de la edad del perceptor.

Por ejemplo, si el que percibe la renta tiene 39 años tributa en IRPF por el 40% de la renta rescatada, con lo cual la tributación efectiva pasaría a ser del 7,60%.

En el siguiente cuadro se detallan las principales características de ambos productos:

SIALP

PIAS

Aportación máxima  anual

5.000 €

8.000 €

Rescate

Total

Total / Parcial

Capital garantizado

Mínimo 85%

100% (depende de la entidad)

Fiscalidad (a partir del 5ª año)

Exento en IRPF

Exenciones al rescatar en forma de renta y según la edad.

¿Alguna coincidencia más entre ambos productos? Pues si y no por ser la última es la menos importante: el tipo de inversor al que SIALP y PIAS van dirigidos. Se trata de inversores conservadores que quieren formar un ahorro en un período de tiempo, con garantía del capital, además de aprovechar otras ventajas como son la rentabilidad adicional y sobre todo la fiscalidad. En cualquier caso y antes de decantarse por uno u otro, siempre es conveniente el apoyo del asesor financiero para ayudarnos a elegir el producto que más adecue  a nuestras necesidades.

Como siempre, para aquellos que estén interesados en el tema, dejo algunos artículos que me han servido de ayuda.

http://www.minhap.gob.es/Documentacion/Publico/NormativaDoctrina/Tributaria/IRPF/Ley_26-2014.pdf

http://www.fundspeople.com/noticias/planes-de-ahorro-5-que-entidades-espanolas-lo-comercializan-y-como-estan-disenados-181159

https://www.youtube.com/watch?v=xMQ0Ryy01yE

 

 

El CFD o un Ferrari por la Castellana

El CFD o un Ferrari por la Castellana

El CFD es como un Ferrari, puedes ponerlo a más de 200 km/h por la autopista o bien pasear con él a 50 km/h por la Castellana. (Gabriel Montalto)

¿Qué es el CFD?

CFD son las siglas de Contract for difference. Si buscamos CFD en Wikipedia lo define como un contrato por el que se intercambia la diferencia del precio de un instrumento financiero en el momento de apertura del contrato y el precio en el momento de cierre del mismo. Con el CFD obtenemos la diferencia de precio entre la compra y la venta obteniendo un  Beneficio o Pérdida similar al de una operación en  bolsa por el mismo importe, sin necesidad de desembolsar la cantidad total por la que estamos invertidos en el mercado. Esto se consigue mediante dos  herramientas: garantías y apalancamiento.  

Por ejemplo, si observamos los movimientos en la cotización de MTS y hubiésemos realizado la compra de 1000 acciones de MTS a 4 € y compra de 1000 CFD de MTS y vendemos en el día de ayer, obtendremos el siguiente resultado:

ACCIONES    CFD
C 1000 MTS  4€ = 4.000 € C 1000 CFD MTS  4€ = 4.000 €
Desembolso =     4.000 € Garantías  (10%) = 400 €
V 1000 MTS  3,50 € = 3.500 € V 1000 CFD MTS  3,50 € = 3.500 €

 

DIFERENCIA COMPRA – VENTA = 500 € (Pérdida)

(En este ejemplo no se han tenido en cuenta comisiones, ni costes de financiación).

En ambos casos el Beneficio o Pérdida ha sido el mismo, con la diferencia que al comprar acciones se desembolsa la cantidad total, mientras que con CFDs disponemos de 3.600 € para abrir nuevas posiciones o incrementar la posición abierta actual.

En el caso de las acciones sólo nos permiten posiciones compradoras a no ser que se utilice la venta a crédito, mientras que en el CFD se pueden abrir posiciones compradoras y vendedoras. En el caso expuesto si se hubiera abierto una posición vendedora, la pérdida se habría convertido en un beneficio de 500 €.

Garantías

6063559944_537e3c1335_m

Si seguimos con el ejemplo del Ferrari, la garantía podría ser la gasolina del coche, ya que ésta es la cantidad requerida por el emisor para abrir una posición. Importante es tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Las garantías se liquidan diariamente, y pueden aumentar o disminuir según suba o baje la acción en el día.
  • Las garantías son devueltas en el momento de cierre de la posición.
  • Las garantías son un porcentaje y varía en función del producto al que se refieran. Si hablamos de CFDs sobre acciones las garantías pueden ir desde un 5% hasta un 50% dependiendo de la liquidez de la acción.
  • Las garantías pueden variar  si se cierra la posición en el día o si se mantiene hasta el día siguiente, dependiendo ésta condición  del emisor o creador de mercado.

Apalancamiento

3383561058_fffa2e3ed7_mEl apalancamiento sería el acelerador de nuestro Ferrari, ya que nos puede permitir disfrutar del viaje o todo lo contrario. Se trata simplemente de un multiplicador de nuestra posición en el mercado. Al no tener que desembolsar la totalidad de la cantidad por la que invertimos, el CFD permite aumentar nuestra posición en un mismo valor, o bien diversificar nuestra cartera invirtiendo en otros valores, como hemos visto en el ejemplo anterior.

Lo recomendable sería que nuestro apalancamiento no sea superior a 2 ó 3 es decir, si abrimos una cuenta con 3000 €, nuestra posición  en el mercado no sea superior a 6.000 ó a  9.000 €.

Tipos de CFD

En la clasificación existen dos tipos de CFD bien diferenciados, el CFD Direct to Market (DMA) o que va directamente a mercado, y el CFD replicado por un market maker o  creador de mercado.

En el caso de los CFD a mercado, no existe una horquilla entre el precio de compra y el precio de venta del valor y las posiciones de compra y venta se pueden ver en el mercado real.

En el caso de los CFD que utilizan creador de mercado, la horquilla de precios compra-venta se puede ampliar dependiendo de la volatilidad y de la  liquidez del valor, pudiéndose incluir la comisión del creador y del broker (comisión de intermediación) dentro de esta horquilla. En cuanto a las posiciones de compra y de venta, aunque puedan aparecer en la plataforma, éstas son introducidas por el creador por lo que no se corresponden con las del mercado real.

Como inconveniente diremos que la gama de activos de los CFD que van a mercado (DMA) suele ser inferior a la de los los CFD que utilizan creador (market maker), siendo esta  diferencia mayor en el caso de posiciones vendedoras.

Ventajas y otras características

A lo largo del artículo hemos comentado alguna de las ventajas del CFD, como son la posibilidad de abrir posiciones vendedoras, así como el capital a desembolsar que es inferior.

Otra de las ventajas que ofrecen los Brokers de CFD es la posibilidad de utilizar diferentes tipos de órdenes: stop vinculados, (enlazando stop de pérdidas y stop de beneficios para el mismo valor), órdenes de compra y de venta en un mismo valor (sin cerrar la posición abierta), órdenes que entran en el mercado si toca un precio determinado etc. Esto nos permite operar con el CFD sin necesidad de estar permanentemente pendiente del mercado.

No debemos olvidar los costes de financiación, que es la cantidad diaria que se cobra por mantener la posición abierta, es decir por financiarnos en el mercado. Esta cantidad suele variar dependiendo del Broker entre un 2,5% y un 3% más el EONIA, EURIBOR, LIBOR etc. dependiendo del mercado en el que se encuentre el activo subyacente.

La operativa con CFD puede tener diferentes finalidades: ser un mecanismo de cobertura de nuestra cartera de acciones, como mecanismo de diversificación para la apertura de posiciones en mercados internacionales, índices o materias primas, o con el fin de incrementar una posición en un activo determinado. En cualquier caso, no debería utilizarse como instrumento único, ni exclusivamente de apalancamiento en un solo activo, ya que entonces aumentarán las posibilidades de “tener un accidente”.
Desde que conocí el CFD me pareció un instrumento innovador, transparente a la hora de operar y en las comisiones aplicadas, por lo que sólo me queda dar las gracias a Gabriel por habérmelo presentado.

Para aquellos que quieran profundizar sobre el tema  dejo algunos de los artículos consultados:

http://cincodias.com/cincodias/2015/04/28/mercados/1430240456_571896.html

http://www.rankia.com/blog/contratos-por-diferencias/1836303-tipos-cfds-ordenes-mas-utilizadas

http://www.estrategiasdeinversion.com/brokers/mejores-broker-para-invertir-2015-261289

 

¿La generación X necesita un plan?

¿La generación X necesita un plan?

Todos lo hemos visto, publicidad en entidades financieras, en vallas publicitarias y mobiliario urbano. Las últimas campañas en planes de pensiones animan a los miembros más jóvenes de la generación X a realizar aportaciones a planes de pensiones ¿a que se debe tanta insistencia?¿esta generación necesita un plan?

Según Fernando Luque, editor de Morningstar, “el plan de pensiones solo interesa fiscalmente a quien tenga ahora un tipo marginal elevado y que con sus aportaciones consiga reducirlo a la hora del rescate”. Posiblemente muchos de los miembros de esta generación no tengan un tipo elevado, pero en cualquier caso vamos a conocer un poco más este producto financiero.

Objetivo

Iniciar un ahorro con el fin de rescatarlo en el momento de la jubilación, realizando aportaciones periódicas que se van invirtiendo en activos financieros de distinto tipo, según el tipo de plan.

Tipos de planes

Siguiendo la clasificación de Inverco (Asociación de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones)  diferenciamos entre:

Renta fija a corto plazo: invierten en activos de renta fija (deuda del Estado o empresas privadas) con una duración media por debajo de los dos años.

Renta fija a largo plazo: activos de renta fija con duración superior a dos años.

Renta fija mixta: invierten en activos de renta variable con una proporción no superior al 30%.

Renta variable: la inversión en activos de renta variable puede variar desde un 30% hasta un 75% dependiendo del tipo de plan, pudiendo incluir inversiones en productos derivados sobre índices o acciones.

Garantizados y PPA: ambos tienen una rentabilidad garantizada, pero los PPA se encuentran integrados dentro de una póliza de seguros y obtienen esta rentabilidad garantizada mediante técnicas actuariales.

Elección del tipo de plan

Esto dependerá de varios factores como pueden ser desde la edad hasta el perfil y la situación económica del inversor. La variedad de tipos no hace que se trate de compartimentos estancos, sino que durante la vida del inversor puede ir cambiando de un tipo a otro de plan  sin coste alguno, hasta el momento del rescate. Dejando a un lado el perfil del inversor, no elegirán el mismo tipo una persona de 30 años que comienza a realizar aportaciones y tiene muchos años por delante, que una persona que  se encuentra cercana a  la jubilación.

Para conocer nuestro perfil como inversores los test de conveniencia y de idoneidad de los que ya hablamos en un artículo anterior, nos ayudarán a conocer aquellos activos financieros con los que nos vamos a encontrar más cómodos. Muy importante es en este momento la figura del asesor financiero que con la documentación aportada, las entrevistas realizadas y el resultado de los tests, será de gran ayuda en la elección del plan de pensiones más adecuado a nuestras necesidades presentes y futuras.

Aportaciones

Las aportaciones periódicas son la mejor forma de ahorrar sin apenas darnos cuenta y en los planes de pensiones se pueden realizar aportaciones a lo largo del año, hasta un máximo de 8.000 € o con el límite del 30% de los rendimientos del trabajo y de actividades económicas.

También se admiten aportaciones al cónyuge que no obtenga rendimientos del trabajo hasta un límite de 2.500 € y a personas con discapacidad hasta un límite de 10.000 € por persona.

En el caso de titulares con minusvalía psíquica o sensorial igual o superior al 65%, con minusvalía psíquica igual o superior al 33% o con incapacidad declarada, podrán realizar aportaciones hasta un límite de 24.250 € al año.

Fiscalidad

Aquí viene la mejor parte, las aportaciones que se realicen a planes de pensiones se consideran rendimientos del trabajo y restan de la base Imponible (salario menos cotizaciones) lo cual nos permite reducir el tramo y por tanto el tipo impositivo en la declaración de IRPF. Actualmente los tramos impositivos oscilan entre el 20% y el 47%, pero en el año 2016 se rebajan del 19% al 45%.  Por ejemplo, una persona cuyos rendimientos del trabajo sean de 30.000 € anuales, podrá realizar aportaciones hasta 8.000 € ya que el 30% de sus rendimientos del trabajo supera esta cantidad.

Liquidez y rescate de planes

El rescate de los planes sólo se puede realizar en el momento de la jubilación o bien  en el caso que se produzca alguno de los siguientes  supuestos: incapacidad laboral, gran dependencia, fallecimiento, enfermedad grave, jubilación anticipada o sin acceso a jubilación, regulación de empleo o desahucio.

En cuanto a la liquidez, con la última reforma fiscal los planes de pensiones se han visto favorecidos, ya que desde el 1 de enero de 2015 se puede disponer de las aportaciones realizadas pasados diez años (en el año 2025 podremos rescatar el dinero aportado en este ejercicio).

El rescate se puede realizar en forma de capital, es decir rescatando la  totalidad del mismo o bien en forma de renta, recibiendo pagos de forma periódica. Para no llevarnos sorpresas de última hora es importante recordar que en el momento del rescate, el tipo impositivo aplicado será mayor cuanto mayor sea la cantidad rescatada.

Como ejemplo para aclarar esta parte, si tras la jubilación se rescatan en forma de capital los derechos consolidados de un plan (aportaciones y rentabilidad menos gastos) que ascienden a 200.000 € se le aplicará el tipo máximo que en la actualidad asciende a un 45%, lo que supondrá un pago de 90.000 € en la declaración de IRPF. Si con este mismo capital establece una renta vitalicia de 15.000 € anuales y su base imponible asciende a 35.000 €, el tipo aplicable  en su declaración pasará a ser el 38%, pagando por tanto 76.000 €.

Promociones

Y por último llegamos a la letra grande de la publicidad….nos ofrecen desde palos selfie, hasta entrar en el sorteo de móviles de última generación al iniciar nuestras aportaciones a  planes de pensiones antes del 31 de diciembre.

 

Foto Banco

En el caso de traspasar nuestro plan de pensiones a otra entidad nos ofrecen un porcentaje sobre el importe traspasado que puede variar desde el 1,5% hasta un 3% en la mayoría de los casos, llegando en ocasiones hasta un 5% o un 8%. Estos porcentajes más altos se suelen ofrecer en campañas puntuales y llevan aparejada la permanencia en el plan durante un número X de años, o bien el traspaso de un capital mínimo (desde 3.000 hasta 100.000 €) durante unas fechas determinadas.

¿Cómo tributan estas promociones en IRPF?

Los regalos tienen la consideración de rendimientos del capital mobiliario en especie y tributan en el 2015  al 20% 22% y 24%, dependiendo del importe de los mismos. A partir del 2016 tributarán al 19%, 21% y 23%.

En el caso de bonificaciones en cuenta por el importe traspasado, éstas se consideran rendimientos del capital mobiliario y tributarán por su importe neto (sin retención) a los tipos indicados en el párrafo anterior. 

Para terminar volvemos a la pregunta inicial, ¿necesitan las generaciones futuras un plan? Por un lado la llamada “hucha de las pensiones” está perdiendo volumen desde el año 2.011 y por otro, el progresivo incremento del paro durante los últimos años ha hecho que   el ratio pensionistas/afiliados se encuentre a niveles del año 2.000. Ninguno de estos dos datos favorece a futuras generaciones, por lo que la necesidad de un plan de pensiones se debe más a razones de seguridad que  a razones fiscales.

 

Fondos y planes: Los reyes de final de año

Fondos y planes: Los reyes de final de año

Cercanos a final de año nos volvemos a acordar de aquellos fondos y planes que tenemos en cartera y que habíamos pensado revisar periódicamente el año pasado más o menos por estas fechas. ¿Porqué lo recordamos?

1811328677_3566dc9f10_m

El asesor personal de nuestra entidad nos recuerda que estamos a final de año, y en televisión las entidades financieras nos muestran la seguridad que nos aporta un plan. Por ello revisamos carteras, planes, y realizamos nuevas aportaciones. Si este comportamiento lo multiplicamos por número de personas, nos muestra una de las causas del incremento general en el patrimonio de fondos y planes en el último trimestre del año.

Revisando los datos presentados por fuentes como VDOS el patrimonio en planes de pensiones de sistema individual aumenta en 264 millones un 0,40% respecto al mes anterior. En el caso de fondos de inversión nacionales se ha producido un aumento durante el mes de noviembre 0,77% unos 1.722 millones de euros.

Por categorías son los planes mixtos los de mayor crecimiento siguiéndoles los de renta variable. Por contra son los planes garantizados  los que reciben mayor número de reembolsos. En el caso de los fondos de inversión, hay mayores reembolsos en renta fija a largo plazo y deuda pública, mientras que aumentan también en patrimonio los fondos mixtos.

Este crecimiento se produce no sólo por aumento de aportaciones sino también por incremento de rentabilidad. En el caso de los fondos de inversión también por categorías y sectores destacan como más rentables los de renta variable internacional emergentes y biotecnología. En planes de pensiones destaca la renta variable internacional estadounidense, global y asia emergentes.

Tras los datos facilitados podríamos resumir:

  • El incremento en patrimonio se ha producido tanto por las aportaciones de los partícipes como por los rendimientos positivos de las carteras durante el pasado mes.
  • Se está  produciendo de forma progresiva un traspaso de patrimonio de planes y fondos garantizados y de renta fija a largo plazo hacia planes y fondos mixtos.
  • Las campañas de final de año de entidades financieras ayudan al incremento de aportaciones durante el último trimestre del año.

Según cálculos de Abante Asesores más de la mitad de las aportaciones se realizan en el último trimestre del año, lo cual puede suponer una pérdida de rentabilidad de hasta el 4% anual frente a la realización de aportaciones a lo largo del año.

420273855_9ff14acc41_n

La incertidumbre internacional generada tras los atentados en Francia, así como la proximidad de elecciones generales en España  puede afectar en este último mes  a la  rentabilidad de  fondos y planes, independientemente que sean meses en los que se incremente el patrimonio de los mismos.

Efectivamente hay dos grandes  razones que favorecen el incremento de patrimonio tanto en fondos como en planes de pensiones durante el último trimestre del año. Por un lado, las campañas promovidas por las diferentes entidades financieras y por otro los movimientos en las carteras realizados a final de año para minimizar el impacto fiscal en el IRPF.

Sin embargo, para minimizar la volatilidad de los mercados y obtener una rentabilidad media cercana a los índices de referencia en los que invertimos, la realización de aportaciones periódicas a lo largo del año es una magnífica opción. De esta manera invertimos en tramos altos medios y bajos de la curva de rentabilidad. Algo fácil de hacer y a veces tan difícil  de conseguir….

Hay opiniones de distinto signo respecto a la necesidad de realizar aportaciones tanto a fondos como a planes de pensiones. En mi opinión fondos y planes de pensiones son dos instrumentos no similares en cuanto a objetivo, pero sí complementarios a lo largo del ciclo de vida del inversor, que pueden utilizarse como ahorro, diversificación y para obtener unos ingresos complementarios  en el momento de la jubilación.