La renta fija, esa gran desconocida.

La renta fija, esa gran desconocida.

¿Qué es la renta fija? De acuerdo con la definición de la CNMV, los activos de renta fija se corresponden con un amplio conjunto de valores negociables que emiten las empresas y las instituciones públicas, y que representan préstamos que éstas entidades reciben de los inversores.

Efectivamente, la renta fija se utiliza como una forma de financiación de grandes y 15912972221_eb7af52e2d_mpequeñas empresas, entidades bancarias y países. Es decir, en lugar de pedir un préstamo bancario acuden al mercado y solicitan este dinero comprometiéndose a pagar un tipo de interés durante un período determinado de tiempo.

1.- ¿Cómo se realiza esta financiación? Mediante una emisión de deuda que recibe el nombre de pública si se trata de gobiernos o países y privada si los que se financian son empresas o entidades bancarias. Estas emisiones se materializan en el mercado a través de los siguientes productos: letras del tesoro, pagarés, bonos y obligaciones que se diferencian entre sí por la forma de emisión y por el plazo.

Letras del Tesoro: son emisiones públicas, que se emiten por el Tesoro al descuento y su plazo puede ser de a 3 a 6 a  9 y 12 meses.

¿Qué es una emisión al descuento? Significa que estas emisiones tienen un rendimiento implícito es decir, al comprador se le descuentan los intereses en el momento de la compra recibiendo la rentabilidad al vencimiento. Por ejemplo, si la letra o el pagaré tiene un valor de 1.000 € y una rentabilidad de un 5% a 12 meses, el cliente pagará 950 € para recibir su valor real (1.000 €) al finalizar este plazo de tiempo.

Bonos y obligaciones: ambos pueden ser emitidos por entidades privadas o públicas. Los bonos también se emiten al descuento, pero se diferencian de las letras y pagarés en el plazo de vencimiento, que es mayor.

En España se habla de bonos en emisiones de menos de 5 años y de obligaciones si su vencimiento es superior pudiendo llegar hasta los 30 años. En otros países se usa el término “bono” independientemente del plazo de vencimiento.

2.- ¿Quién responde en cada caso? Si hablamos de deuda pública como son las letras del tesoro, bonos y obligaciones del estado, éstos son emitidos para financiar el déficit público, por tanto es el propio estado el que responde.

Las empresas privadas realizan emisiones de deuda para financiar un proyecto determinado o solucionar determinadas necesidades de financiación de la empresa. En cualquier caso y para evitar sorpresas desagradables, antes de realizar la inversión es importante conocer la calidad o solvencia del emisor.  

3.- ¿Cómo conocemos la rentabilidad de una emisión? En la renta fija la rentabilidad se puede obtener de las siguientes formas:

  • A través del pago del cupón o rendimiento explícito, que puede ser trimestral, semestral o anual dependiendo del emisor. Aquí entra juego  el término duración, cuanto mayor sea la frecuencia de pago de los cupones, más rápido recuperaremos nuestra inversión  y por tanto menor será la duración de la misma. Si no hubiese pago de cupones como es el caso de las letras y pagarés, la duración coincidirá con el plazo de vencimiento del producto.
  • Mediante la venta del activo financiero ya sean letras, pagarés, bonos u obligaciones. En este caso debemos tener en cuenta el tipo de interés al que se realizó la compra y también el tipo de interés del mercado en el momento de la venta.

4.- ¿Cuáles son los riesgos de la renta fija? A simple vista parece que no hay ninguno, invertimos en un activo financiero durante un plazo de tiempo y recibimos por ello un tipo de interés. Sin embargo además de la solvencia del emisor que ya hemos comentado, existen otros como es el riesgo de liquidez, el de las variaciones de tipos de interés y el de tipo de cambio si invertimos en países de moneda diferente a la nuestra.9931214063_3d89cbb262_m  

Existe una relación inversa entre los tipos de interés y el precio de mercado de los activos de renta fija. Es decir, si los tipos de interés suben, las nuevas emisiones de renta fija saldrán a un tipo de interés más alto que aquellos activos ya emitidos que estén en el mercado. Esto hará bajar el precio de cotización de las emisiones antiguas.

Por el contrario, si los tipos de interés bajan, las nuevas emisiones de renta fija tendrán un tipo de interés más bajo que las emisiones que ya cotizan en el mercado, lo cual beneficiará al precio de cotización de las mismas, pudiéndose vender a un precio más alto. Este comportamiento se produce en el caso de renta fija pública, si hablamos de renta fija privada se puede ver afectada por las fluctuaciones que tenga la empresa emisora en el mercado.

Ante la pregunta ¿Porqué mi fondo de inversión baja, si está invertido en renta fija? debemos saber que en entornos alcistas de tipos de interés disminuye el precio de cotización de la renta fija a largo plazo, y esto es lo que ocurre con algunos fondos de inversión de renta fija. Sin embargo, los fondos que invierten en renta fija a corto plazo, sufren en menor medida las variaciones de tipos de interés al  renovar  sus activos con mayor frecuencia.

La renta fija se ha destinado tradicionalmente a inversores conservadores que  buscan seguridad y tranquilidad en sus inversiones. Sin embargo, lo único cierto es que con este activo percibiremos una renta durante un período de tiempo, ya que  también se encuentra sujeto a fluctuaciones. Por ello antes de realizar esta inversión, es conveniente ayudarnos de la experiencia de un asesor financiero para conocer bien el producto y saber si éste se adecua o no a nuestras necesidades como inversores.

Bibliografía

http://www.expansion.com/diccionario-economico/renta-fija.html

http://www.fondosdeinversion.es/fondos-inversion-renta-fija/fondos-inversion-renta-fija-largo-plazo/

Cinco tipos de inversión y algún que otro error

Cinco tipos de inversión y algún que otro error

“Un error es una excelente oportunidad para aprender y avanzar”

Aunque no nos consideremos inversores, todos invertimos a lo largo de nuestra vida: para iniciar un negocio, al comprar o vender una vivienda o simplemente invirtiendo en algún  producto que nos ayude a ahorrar o a rentabilizar nuestros ahorros. No sólo las inversiones en bolsa nos pueden quitar el sueño, una mala decisión durante nuestra vida como inversores también lo puede llegar a hacer.

Inversiones en el mercado inmobiliario: en algún momento de nuestra vida todos necesitamos un lugar donde vivir y en los países del arco mediterráneo es más común decidirse por la compra de una vivienda que por un alquiler, por lo que son muchos los que tienen inversiones en este mercado.

IMG_4843 - Versión 3Como en cualquier tipo de inversión debemos tener en cuenta el binomio rentabilidad-riesgo y la fiscalidad en el caso de venta o alquiler de inmuebles. Todos conocemos la  frase de “ el ladrillo es un valor seguro” sin embargo, si tenemos en cuenta la falta de liquidez de este mercado, la dificultad de financiación en determinados momentos, el riesgo de ocupación y la fiscalidad (actualmente sólo hay exenciones en el caso de reinversión por vivienda habitual) puede que nos lo pensemos dos veces antes de mantenernos o repetir inversiones en este mercado.

Inversiones  en planes de pensiones: aunque ya se habló de este producto en un artículo anterior, recordaré que la inversión en planes se realiza fundamentalmente con dos objetivos: el ahorro para la jubilación y la desgravación fiscal. Por ello, antes de invertir hay que tener en cuenta porqué realizamos la inversión en un plan de pensiones. Estos productos son un instrumento perfecto para desgravar anualmente en IRPF, pero si no tenemos grandes ingresos y nuestras aportaciones al plan no son demasiado altas, el efecto en nuestra declaración de renta será mínimo. En ese caso, podemos buscar productos de ahorro alternativos que tengan mayor liquidez como pueden ser  los más novedosos SIALP, los PIAS u otros productos de ahorro inversión.

Inversiones en Bolsa: cuando hablamos de inversiones en bolsa, dos de las reglas importantes para invertir en cualquier mercado son: “comprar barato y vender caro” y “ no confundir valor con precio”. La primera parece muy sencilla pero no lo es tanto, esto implica realizar un análisis del valor es decir, conocer su presente su pasado y su futuro y no dejarnos guiar únicamente por los dividendos o el precio. La segunda está relacionada con la primera y es que el que una compañía se encuentre en mínimos históricos no significa necesariamente que esté muy bien de precio, puede que haya problemas financieros detrás.

Yo añadiría una más, recordar el plazo de nuestra inversión. Esto nos ayudará a no salir corriendo en momentos difíciles de mercado. Si somos inversores a corto plazo, debemos colocar stop loss en aquellas zonas de pérdida de soporte del valor y stop profit cuando consideremos que nuestro beneficio es el adecuado. Si somos inversores a largo plazo fijaremos un precio de venta para el plazo determinado, sin que sea necesario seguir minuto a minuto las fluctuaciones del valor en el mercado.

Inversión en renta fija: una de las formas más comunes de realizar este tipo de inversiones es a través de fondos de inversión, aunque también se puede realizar a través de la compra de bonos de empresas públicas o privadas. En cualquier caso, es importante tener en cuenta los siguientes factores: el plazo o duración de nuestra inversión, el  vencimiento de los bonos comprados y los tipos de interés en el mercado.

¿Porqué es necesaria esta información? Los precios de los activos de renta fija se mueven de forma inversa a los movimientos de tipos de interés en el mercado, lo cual puede afectar a la rentabilidad de nuestra inversión. Así, en el caso que los tipos de interés disminuyan, si los bonos de nuestra cartera están a un tipo de interés más alto aumentará la rentabilidad de nuestra cartera, ya que a los inversores les interesará más comprar nuestros bonos que los del mercado. Sin embargo, si nos encontramos en un entorno alcista de tipos de interés y por cualquier razón tenemos que vender nuestros bonos a un tipo de interés más bajo antes del vencimiento, podemos obtener una rentabilidad negativa.

Por ello es importante recordar que la inversión en renta fija también está sometida a fluctuaciones pudiendo llegar a ser negativa en determinados escenarios y sobre todo si el plazo de nuestra inversión no coincide con el del vencimiento de los bonos.

Inversión en productos derivados: en otro apartado hablé de dos reglas fundamentales la la hora de invertir. Pues bien, otra regla que se podría aplicar a todos los tipos de inversión es “no invertir  en aquello que no conoces”.

IMG_4847Aunque también se habló de productos derivados en otro artículo, simplemente recordar que uno de los mayores riesgos sino el más grande está en el apalancamiento, es decir en el multiplicador de nuestra posición en el mercado. Con opciones, futuros y CFDs se pueden realizar diferentes estrategias: de cobertura frente a nuestra cartera de acciones, para aprovechar las bajadas del mercado o la volatilidad, pero nunca se debe olvidar el importe real por el que estamos operando en el mercado. Como alguien me comentó, una de las causas por las que personas inteligentes arruinan o destrozan su vida son el alcohol y el apalancamiento.

Me gustaría que nadie se viera reflejado en alguna de estas situaciones, pero en caso contrario espero que este artículo ayude a aprender de los errores cometidos.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.consultingdms.com/derecho-fiscal/exenciones-en-el-irpf-por-venta-viviendas/

http://www.fondosdeinversion.es/fondos-inversion-renta-fija/

 

Productos ahorro inversión:SIALP vs PIAS

Productos ahorro inversión:SIALP vs PIAS

Date la vuelta y enfréntate al estrés. No quiero ser un hombre más rico, sólo quiero ser un hombre diferente (David Bowie. Changes)

Una de las consecuencias de la crisis es la falta de ahorro por parte de las familias. Si echamos un vistazo a los números, durante el segundo trimestre del 2015, la tasa de ahorro fue  de 28.024 millones de euros, frente a los 28.600 millones del segundo trimestre de 2014. Esto supone la tasa más baja de los últimos años, a pesar de que el segundo y cuarto trimestre del año son meses tradicionalmente favorables para el ahorro gracias a las “pagas extra”.

Estos números no son sólo negativos para la economía de un país, sino también para las entidades financieras que ven cómo se va perdiendo una parte tradicional de su negocio. Por ello, y aprovechando el mejor tratamiento del ahorro que se impulsó con la última reforma fiscal se lanzaron los llamados planes de ahorro 5 bajo dos tipos: SIALP si lo comercializa una entidad aseguradora o CIALP si lo comercializa una entidad bancaria.

El objetivo de este producto es fomentar el ahorro durante un período mínimo de 5 años. ¿Porqué exactamente durante 5 años? En primer lugar, porque si el capital se retira antes de este tiempo, existe una retención en IRPF del 19%. Además de esto, si se cumplen las condiciones del producto: aportación máxima de 5.000 € por persona y mantenimiento del capital durante 5 años, los rendimientos que se obtengan estarán exentos de tributación en el impuesto sobre la renta. Esto si que es una ventaja fiscal, ¿verdad?.

Hemos hablado de dos tipos de planes ahorro 5, el SIALP que se realiza bajo la forma de un seguro de vida y el CIALP que se realiza bajo la forma de una cuenta de ahorro. En cualquier caso las entidades que comercializan estos productos están obligadas por ley a la devolución como mínimo de un 85% del capital invertido a vencimiento.

Precisamente para la comercialización del producto, por parte de las entidades se añade una  rentabilidad adicional, que puede coincidir con el interés técnico en el caso de las aseguradoras o con % TAE en el caso de las cuentas de ahorro.  Para disuadir al cliente de la retirada del capital  antes de los  5 años, pueden añadir comisiones de rescate altas, así que atención a las penalizaciones.

IMG_5715El SIALP tiene algunas coincidencias con otro producto de ahorro inversión que se viene  comercializando  desde hace algunos años, el PIAS (plan individual de ahorro sistemático). Se trata otro instrumento de ahorro inversión también creado bajo la forma de un seguro de vida.

En este caso, las aportaciones máximas por persona ascienden a 8.000 € anuales  pudiéndose realizar rescates parciales o totales a lo largo de la vida del producto, por lo que también habrá que estar atentos a las penalizaciones en estos casos.

Igual que el SIALP, el PIAS tiene también ventajas fiscales, aunque varía la forma de tributación en IRPF. Éste tributa como rendimiento del capital mobiliario es decir, por los intereses generados durante la vida del producto. La ventaja aquí radica en realizar la retirada en forma de renta, ya que al ser un producto configurado bajo la forma de un seguro de vida, se beneficiará de exenciones como en el caso del SIALP. Para ello el rescate en forma de renta deberá realizarse transcurridos diez años de vida y las exenciones variarán en función de la edad del perceptor.

Por ejemplo, si el que percibe la renta tiene 39 años tributa en IRPF por el 40% de la renta rescatada, con lo cual la tributación efectiva pasaría a ser del 7,60%.

En el siguiente cuadro se detallan las principales características de ambos productos:

SIALP

PIAS

Aportación máxima  anual

5.000 €

8.000 €

Rescate

Total

Total / Parcial

Capital garantizado

Mínimo 85%

100% (depende de la entidad)

Fiscalidad (a partir del 5ª año)

Exento en IRPF

Exenciones al rescatar en forma de renta y según la edad.

¿Alguna coincidencia más entre ambos productos? Pues si y no por ser la última es la menos importante: el tipo de inversor al que SIALP y PIAS van dirigidos. Se trata de inversores conservadores que quieren formar un ahorro en un período de tiempo, con garantía del capital, además de aprovechar otras ventajas como son la rentabilidad adicional y sobre todo la fiscalidad. En cualquier caso y antes de decantarse por uno u otro, siempre es conveniente el apoyo del asesor financiero para ayudarnos a elegir el producto que más adecue  a nuestras necesidades.

Como siempre, para aquellos que estén interesados en el tema, dejo algunos artículos que me han servido de ayuda.

http://www.minhap.gob.es/Documentacion/Publico/NormativaDoctrina/Tributaria/IRPF/Ley_26-2014.pdf

http://www.fundspeople.com/noticias/planes-de-ahorro-5-que-entidades-espanolas-lo-comercializan-y-como-estan-disenados-181159

https://www.youtube.com/watch?v=xMQ0Ryy01yE

 

 

¿Y después de la tormenta?

¿Y después de la tormenta?

“El talento se educa en la calma y el carácter en la tempestad” (Johann Wolfgang Goethe).

¿Cual iba a ser  la reacción de los mercados tras los atentados en París? Esta era la pregunta que nos hacíamos el pasado lunes antes de la apertura. A una semana de los acontecimientos, me  gustaría tratar este tema desde dos puntos de vista: el de los inversores y el del mercado.

¿Cómo reaccionaron los inversores ante tragedias como el 11-S en Estados Unidos, 11-M en Madrid, los atentados en Londres y cómo lo harán ante los últimos acontecimientos en Paris? Para aquellos que perdieron la calma, hay que recordar pautas básicas como:

  • Mantener la paciencia: esta es una de las premisas básicas para operar en el mercado y que no debemos olvidar en momentos de alta volatilidad. Para aquellos que estaban en el mercado revisar los valores y los stops (esto no implica modificarlos, sino analizar nuevas zonas de soportes y resistencias) y para los que no lo estaban utilizar esta misma paciencia para encontrar oportunidades.
  • Evitar el efecto arrastre: en una sociedad en la que las noticias se actualizan segundo a segundo a través de los medios de comunicación y las  diferentes redes sociales, entrar en pánico y dejarse llevar  por el también llamado “efecto manada” es lo más habitual.

5280838816_b910be6ab3_n

  • Utilizar mecanismos de cobertura: a través de instrumentos como opciones, futuros o CFDs que nos permiten la venta en descubierto, podemos cubrir nuestras posiciones en acciones sin necesidad de deshacerlas y beneficiarnos de caídas del mercado.
  • No olvidar nuestro objetivo como inversores ¿queremos hacer trading o nuestra inversión es a largo plazo?. Recordar porqué estamos en el mercado nos ayudará a mantener el control.
  • No modificar nuestra metodología de trabajo, a pesar de los acontecimientos.

Pero si miramos al otro lado, al de los mercados ¿qué es lo que ocurre? El pasado lunes a primera hora hubo una bajada generalizada en Europa, al igual que ocurrió el mismo día de los atentados en Estados Unidos. Lo cierto es que a lo largo de la semana los mercados han ido recuperando el tono y hoy viernes aunque los mercados tienen signo mixto, el Dax Alemán ha llegado a tocar  los 11.100 puntos.

Si echamos la vista atrás, en un estudio de Bloomberg sobre los efectos en los mercados de ataques terroristas en Occidente, nos encontramos con los siguientes datos:

Datos SP y Europe

Esta tabla compara el movimiento de los mercados tras los ataques terroristas en Paris el pasado mes de Enero, con lo que ocurrió años atrás tras los atentados en Londres, Madrid y Nueva York. Podemos ver como tras el signo negativo en los mercados el día después de los atentados (a excepción  de los ataques de Nueva York en los que el mercado  permaneció 4 días cerrado) la vuelta a positivo se produce en un periodo inferior a un mes.

Hay varias razones que explican este comportamiento:

  • La inyección de liquidez que los Bancos Centrales realizaron para evitar la caída de los mercados el pasado lunes y las medidas de estímulo que se suelen llevar a cabo posteriormente. Por ejemplo, tras los ataques del 11-S la Reserva Federal redujo los tipos a corto plazo del 3,5% al 3%, al igual que hizo el Banco de Inglaterra tras los ataques de Julio de 2005 en Londres.  
  • El riesgo de los atentados se ha incorporado como una variable más dentro del mercado. Cierto es que afecta en mayor medida a una bajada en la cotización de compañías aéreas, aseguradoras y petrolíferas y  a subidas en la cotización de compañías dedicadas a la seguridad.
  • La confianza de los inversores  en la inmediata reacción de los Bancos Centrales tras producirse este tipo de tragedias. 

En definitiva, un ataque terrorista es también un ataque a la economía del país o del continente en cuestión, pero los datos nos demuestran que afecta en menor medida a los mercados y en consecuencia  también a los inversores.

Robo advisors vs Financial advisors

Robo advisors vs Financial advisors

“Un experto es aquel que ha cometido todos los errores posibles en un campo específico” Niels Bohr.

Imaginemos un ring con dos contrincantes, en una esquina tenemos al Robo advisor frente al Financial advisor que se encuentra en la esquina opuesta. Aquí no vamos a hablar de pesos, pero si vamos a presentarlos:

Mano Robot 2

  • Robo Advisor es un tipo de asesor financiero que realiza una gestión de patrimonio on line con la mínima intervención humana (definición de Wikipedia).
  • Financial Advisor es aquella persona que proporciona asesoramiento financiero como compensación. Entre sus servicios se encuentran la gestión de inversiones, la planificación financiera, fiscal, sucesoria, etc. (definición de Investopedia). Esta definición tiene sus matices con la introducción en España de la normativa Mifid de la que hablamos en un artículo anterior. En cualquier caso, el Financial Advisor corresponde  con la figura de Asesor Financiero, que bien sea independiente o pertenezca a una entidad, nos acompaña en la planificación financiera durante  nuestro ciclo de vida como inversores.

Ya tenemos definidos a los dos contrincantes. El financial advisor nos resulta más familiar, más cercano, por ello cuando nos hablan por primera vez de robo advisor nos pueden surgir algunas de estas preguntas.

¿Cómo se originaron los robo advisor?  Esta figura se ha ido desarrollando con el nacimiento de la era digital y el crecimiento de internet durante los últimos 15 años, que se ha ido expandiendo a diferentes áreas de negocio como el turismo, los medios de comunicación y el mundo financiero.

¿Cuáles son las características principales de esta figura? Su principal característica es el uso de algoritmos o carteras modelo determinadas en función de las necesidades del cliente y de su tolerancia al riesgo, de forma que en algunos casos hablan de “algo-advisor” en vez de robo-advisor.

La figura del robo advisor implica un abaratamiento de costes para la empresa, que realiza una inversión mayor en sistemas, pero necesita menos personal. Este ahorro puede repercutir directamente en los clientes, así las tasas de gestión se pueden reducir hasta un 0,25% frente a  la tradicional tasa de gestión del 1% de los asesores financieros.

El público al que va dirigido el robo advisor es diferente al del financial advisor. Suelen ser  inversores tolerantes al riesgo que no pueden dedicarle tiempo a sus inversiones. También debemos incluir la “generación Y” o inversores millenial que prefieren utilizar las nuevas tecnologías en lugar de acudir al asesor tradicional, figura que pueden considerar “poco friendly”.

No olvidemos por último la labor del robo advisor, que es dar señales de compra o venta y  asignar carteras modelo en función de la tolerancia al riesgo del cliente. El Robo Advisor no realiza una planificación financiera completa durante todo el ciclo de vida del inversor como lo haría un asesor financiero.

¿Hablamos entonces de contrincantes? En ningún momento se ha comparado la eficiencia de la parte humana del asesoramiento frente a los algoritmos o carteras modelo. La parte humana de la gestión puede ser una ventaja para unos y un inconveniente para otros, pero en momentos críticos de mercado como humanos y seres sociales que somos, puede que prefiramos una persona al otro lado de la línea en vez un pantallazo de nuestra cartera modelo.

Algunos han visto al robo advisor como una amenaza, pero en mi opinión se debería ver como un complemento a la figura del Asesor Financiero. La era de dejar la parte  mecánica a las máquinas y  a las personas la parte humana ha llegado también al mundo financiero.  Habilidades como la iniciativa, la creatividad, la curiosidad o la empatía se han desarrollado en la especie humana y no pueden ser reproducidas mediante algoritmos.

Para aquellos que estén interesados en seguir investigando sobre el tema, dejo alguno de los artículos y vídeo que me han servido como referencia:

http://money.usnews.com/money/personal-finance/mutual-funds/articles/2014/10/27/financial-advisors-vs-robo-advisors-which-is-right-for-you

https://www.kitces.com/blog/the-advisor-of-the-future-is-not-human-nor-robot-but-cyborg/

http://www.letitripple.org/adaptable_mind

Indicadores y Big Data ¿una combinación perfecta?

Indicadores y Big Data ¿una combinación perfecta?

“The cost of light is less than the cost of darkness” Arthur C. Nielsen

Índice PMI (o SMI), IFO, ZEW, Informe Tankan, Chicago PMI, índice de confianza de la Universidad de Michigan, Datos semanales de empleo, Inventarios semanales de petróleo….¿DEMASIADA LUZ?

Hoy en día la información se recibe de manera constante, precisa y puntual. Si esto lo trasladamos al mundo financiero se traduce en un montón de datos que recibimos a lo largo del día: noticias sobre empresas que cotizan en bolsa en cualquier lugar del mundo, rankings de fondos, ratings, análisis de valores, datos macroeconómicos diarios, semanales, mensuales, trimestrales.

Los que he citado al inicio del artículo son algunos de los indicadores seguidos tanto por analistas como por inversores. Muchos  invierten antes del dato y se aventuran  a prever si este será bueno o malo, otros salen del mercado antes de que el dato se publique para evitar los momentos de máxima volatilidad que podrían echarles del mercado. Se trata de esperar una cifra, un dato superior o inferior al anterior, pero ¿se  paran a pensar lo que significa cada uno de ellos?

Para los indicadores hay múltiples clasificaciones: por naturaleza, por comportamiento, por elaboración, por cobertura….Los mercados financieros son especialmente sensibles a los indicadores adelantados (encuestas, índices de confianza) ya que permiten “predecir” la evolución de la economía, frente a los  indicadores retrasados (ventas al por menor, indice de precios al consumo) que ofrecen información sobre el contexto económico con cierto desfase.

¿Qué es el Big Data? Como “definición casera” para aquellos que no lo conozcan, es una tendencia empresarial ligada al marketing on line que se basa en conocer los gustos o intereses de los clientes en función de los datos que constantemente están recibiendo de ellos (lugares donde están, páginas que visitan etc). Una de las empresas pioneras en utilizar el Big Data fue CISCO Systems y muchas otras le están siguiendo más en Estados Unidos que en Europa, donde las leyes son menos restrictivas en cuanto al uso de información.

Ahora es cuando se preguntan ¿Y que tienen que ver los indicadores económicos con el Big Data? Mucho más de lo que en estos momentos pensamos. Ya en el año 2.009 se elaboró el estudio  “Predicting the Present with Google Trends”. En este artículo sus autores informaban que Google Trends proporciona diaria y semanalmente informes sobre el volumen de consultas realizadas a diferentes empresas. Estas consultas podrían estar relacionadas con nivel actual de actividad económica de estas empresas, siendo estos datos útiles para predecir los datos que posteriormente presentará la empresa.

Trasladando esto al terreno de datos macroeconómicos, imaginen por un momento que un dato macro como son las ventas al por menor fuese conocido con antelación a través de la información proporcionada por el Big Data. De nada valdrían las estrategias de entrar con el dato o salir del mercado, ya que en el momento que la información es conocida no afecta a las fluctuaciones del mercado.

Desde hace muchísimo tiempo economistas, inversores y periodistas siguen  datos macroeconómicos diaria, semanal y mensualmente que son presentados con un lapso de tiempo, a medio camino entre los datos dados y los del mes siguiente. Sin embargo los datos obtenidos por fuentes de Big Data como Google  Trends nos facilitan mayor volumen de  información, más precisa y de forma más rápida. Puede incluso que el volumen de información recibida sea incluso difícil de interpretar,  pero depurar datos y hacer uso de la información necesaria es sólo cuestión de tiempo.

La evolución del Big data y la extensión hacia otras parcelas, cambiará en las próximas décadas el paisaje de la política  y de la investigación económica,  no como sustituto, sino como un complemento de los mismos. Por ello más que una amenaza, tenemos que ver en el Big Data una oportunidad para conocer mejor el presente y adelantarnos al futuro.

Para seguir leyendo y conociendo sobre el tema recomiendo los siguientes artículos:

The Data Revolution and Economic Analysis – http://web.stanford.edu/~jdlevin/Papers/BigData.pdf

Big Data gets Bigger

http://www.forbes.com/sites/davidleinweber/2013/04/26/big-data-gets-bigger-now-google-trends-can-predict-the-market/

Jonathan Levin – Research Papers

http://web.stanford.edu/~jdlevin/researchbytopic.html

¿Qué tipo de inversor queremos ser?

“Elegir un producto financiero inadecuado es como subirte a unos tacones deseando que la fuerza o la moda te acompañe”.

El objetivo de este artículo es ayudar al inversor a que sus decisiones sean adecuadas, y si esto no se consigue, que al menos se encuentren más cómodos con el producto financiero elegido.

“Por fin he encontrado el hueco para hacer algo a lo que llevo dándole vueltas durante un tiempo: invertir mis ahorros. Tengo el dinero, he elegido la entidad con la que quiero trabajar y el producto en el que quiero invertir”.¿Nos resulta familiar este comportamiento? Muchos inversores hemos actuado de esta misma manera en algún momento. El paso siguiente sería acudir a la entidad, abrir una cuenta e invertir en aquel producto que  tenemos en la cabeza, porque independientemente de lo que nos diga el asesor, tenemos muy claras nuestras inversiones.

Con este tipo de actuaciones no significa que vayamos a perder dinero, pero quizá antes de acudir a la entidad deberíamos plantearnos qué tipo de inversor queremos ser. Existen muchas categorías más o menos tipificadas: en las entidades financieras se habla de inversor adverso al riesgo, tolerante o muy tolerante, o bien de inversor conservador, moderado o arriesgado. Como en muchos otros campos hay inversores ahorradores, capitalistas y endeudados incluso se compara a los inversores con el mundo animal incluyendo no solo a toros y a osos, sino también  a tiburones, cocodrilos, etc.

Con el desarrollo de la Banca de inversión y la aplicación de la normativa Mifid, aparece también tipificada la figura del Asesor Financiero ( también llamado Banquero privado, personal, Family Banker etc) como figura de apoyo en el momento de realizar sus inversiones. Sin embargo, esto no significa que los inversores no deban de tener claras una serie de premisas antes de acudir a su entidad:

  1. ¿Cúal es mi situación financiera actual y mis necesidades de capital? Al hablar de situación financiera nos referimos simplemente al presupuesto familiar (ingresos – gastos). Las necesidades de capital son diferentes según la etapa del ciclo de vida del inversor, obviamente nuestras necesidades no son las mismas con 40 o con 70 años. Seguramente no sabemos cuáles serán nuestras necesidades cuando tengamos 70, pero las necesidades a corto plazo las solemos tener bastante claras.
  2. Cúal es la mayor  pérdida que estoy dispuesto a asumir como inversor ¿un 5% de mi capital?   ¿hasta un 50% del capital? y lo más importante ¿con qué beneficio me siento satisfecho? Todos estamos dispuestos a asumir una pérdida si esto implica un aumento de rentabilidad en nuestras inversiones. Haciéndonos esta pregunta podremos tener una idea de cúal podría ser nuestro perfil de riesgo y que actitud tendríamos ante diferentes escenarios: en mercados alcistas, bajistas o laterales.
  3. ¿Cuáles son mis objetivos al invertir? Los objetivos suelen ir unidos a nuestras necesidades personales como inversores e irán variando en función del ciclo de vida en el que nos encontremos. Podemos tener necesidad de ahorrar, de protegernos de los impuestos, de protección de nuestros descendientes o bien frente a contingencias como pueden ser una enfermedad, invalidez o muerte.
  4. ¿Que tipo de productos financieros conozco, o con cuales he trabajado hasta la fecha? Esta pregunta puede ser muy sencilla o muy difícil. En el caso que no se haya “trabajado” hasta la fecha con ningún producto, seguramente tendremos curiosidad por conocer, aunque sólo sea porque nuestro vecino ha ganado dinero invirtiendo en acciones.  Es en ese momento, cuando acudamos a la entidad, donde recibiremos toda la información sobre aquellos productos financieros que  son más adecuados a nuestro perfil.

En resumen, con este artículo ha intentado mostrar algunas de las preguntas que considero relevantes dentro de las que aparecen en los test de idoneidad y conveniencia, con el fin de que los inversores tengan clara  su situación actual, sus objetivos y los diferentes escenarios que se pueden llegar a producir antes de lanzarse a invertir.

Los test de idoneidad y conveniencia se comenzaron a realizar a los inversores en las entidades financieras con la aplicación de la normativa Mifid, que fué creada para la protección de inversores minoristas.  Para todos aquellos que estén interesados en tener más información sobre la normativa Mifid, recomiendo este enlace que aparece en la página de la CNMV:

Preguntas y respuestas sobre los efectos básicos de la nueva protección al inversor (Mifid) para los inversores minoristas http://www.cnmv.es/DocPortalInv%5COtrosPDF%5CES-Cuestionario_MiFID.pdf

Para aquellos que quieran conocer más a fondo los test de idoneidad y conveniencia, he tomado como ejemplo los que aparecen en la página de Renta 4 Banco:

Test de idoneidad

 https://www.r4.com/download/pdf/mifid/test_idoneidad.pdf

Test de conveniencia

https://www.r4.com/download/pdf/mifid/test_conveniencia.pdf